Círculo de Políticas Ambientales

Prensa

Basura marina: Se requieren medidas urgentes en la gestión de los residuos urbanos

(Nota de opinión de la Directora Política, Consuelo Bilbao, publicada originalmente en el diario La Capital)

La alarmante situación de la basura marina, principalmente por los residuos plástico, están ganando cada vez más espacio en la agenda de la comunidad internacional, dado que hay evidencias creciente de que el problema es más grave de lo pensada. Recientes estudios científicos, comprobaron que la famosa isla de plásticos en el Pacífico, está creciendo rápidamente y que su tamaño es entre 4 a 16 veces más grande que lo estimado, alcanzando la superficie de Francia, Alemania y España juntas.

ONU Ambiente, estimó que por cada milla marina cuadrada existen 45.000 pedazos de residuos plásticos flotantes. Para el año 2050 habría más plásticos que peces en mar y el 99% de las aves marinas habrían ingerido plástico. Más de 600 especies marinas, como ballenas, delfines, focas y tortugas marinas, se ven afectadas por la basura plástica, indica la Asociación Ambiental Europea. Estiman en 100.000 el número solo de mamíferos marinos que mueren al año por la ingesta de plásticos.

A nivel local, la fundación Mundo Marino señaló el año pasado que el 97% de las tortugas marinas rescatadas tienen grandes cantidades de plástico en el estómago. En 2015 se encontraron con un caso de ingesta de plástico en cetáceos y más recientemente en un delfín y un lobo marino, indicando el avance de la basura plástica en nuestro mar.

El año pasado ONU Ambiente lanzó una campaña mundial para reducir la basura marina para el 2022, apelando a los Gobiernos y las industrias para alcanzar esos objetivos. Se estima que el 80% de la basura marina, proviene del territorio. Las grandes ciudades costeras son la fuente principal de contaminación, ya sea por la disposición inadecuada de desperdicios como resultado de actividades que se dan muy cerca de la orilla y/o por los sistemas inapropiados de gestión y disposición final de los RSU.

Mar del Plata, es la ciudad costera más grande del país (después del Área Metropolitana de Buenos Aires sobre la cuenca del Plata), con el agravante para la contaminación marina, de ser uno de los principales destino turístico de los argentinos. Como ciudad emblema del turismo marítimo podríamos desear y esperar una gestión de vanguardia en materia de gestión de residuos y protección ambiental, pero la realidad muestra al municipio en un retraso escandaloso en la gestión ambiental.

Una de las medidas sanitarias básicas requeridas en la gestión de los RSU es la correcta disposición final en rellenos sanitarios. Aun siendo una medida poco ambiciosa, los marpatenses no cuenta con un sitio de entierro para los RSU seguro para el ambiente y la salud de las personas. El colapso del sitio de disposición, sin una correcta operación que controle los gases y lixiviados demuestran la precariedad del sistema.

Sin embargo, si queremos hablar de medidas de vanguardia deberíamos dar por sentado la seguridad en la etapa de la disposición y proyectar políticas en consonancia con el paradigma de "economía circular". Este esquema pretende aprovechar eficazmente los recursos y disminuir los desechos desde la prevención, la recuperación y el reciclado de los materiales.

Pese a que la ciudad genera 13.600 toneladas de residuos domiciliarios por mes, según la cooperativa Cura que se ocupa del material reciclable, lo que obtienen no alcanza las 200 toneladas mes. Tampoco cuentas con apoyo y promoción del municipio para ampliar la capacidad de recuperación de materiales. La clave para avanzar en la disminución de lo que va a entierro o termina finalmente en nuestro mar, es la prevención en el hogar y la separación en origen de los desechos, sin embargo para avanzar en una política, deben sostenerse en el tiempo campañas de concientización y difusión. Actualmente la ciudad no invierte en ello tampoco.

Mar del Plata, no es la única ciudad costera con una gestión precaria de los RSU, pero dado la magnitud institucional de su gobierno local debería llevar la delantera. Sin embargo, las condiciones críticas de las políticas de RSU en la mayoría de los municipios costeros, indica que es necesario desarrollar políticas desde el estado nacional que fortalezcan y prioricen a estas ciudades con los ecosistemas marinos en emergencia.

Además, debe ser urgente contar con una Ley de envases y embalajes que se está discutiendo hace mas de 20 años en el Congreso de la Nación, cuyo objeto es disminuir y recuperar los envases de un solo uso, que en el caso particular de los plásticos, son el principal flagelo para nuestros mares.

Prensa

Día Internacional del Medio Ambiente: Los envases plásticos y una amenaza creciente que necesita regulación

5 de junio de 2018. El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, ONU, António Guterres, llamó este 5 de junio, Día Internacional del Medio Ambiente [1] , a poner fin a la contaminación por plástico. "No elijas plástico" ha sido el slogan elegido para concientizar a los ciudadanos del planeta del impacto ambiental que están generando los residuos de este material a nivel global.

"El plástico está inserto en nuestro entorno cotidiano hace más de 50 años, desde entonces sus funciones no han dejado de aumentar. Los envases plásticos ayudan a garantizar la seguridad alimentaria y a reducir desperdicios, pero actualmente se han transformado en uno de los mayores enemigos de nuestros ecosistemas, por los daños irreparables que están causando", señaló Consuelo Bilbao, Directora Polìtica del Círculo de Políticas Ambientales.

Las más de 12 millones de toneladas que anualmente van a parar a los océanos, es uno de los signos más visibles de la necesidad urgente de rever la forma de producción, uso y consumo que hacemos de los plásticos y particularmente de los envases. Además, de la inadecuada gestión de sus desechos.

La Argentina se encuentra entre los 28 países que más plásticos vierten al océano debido a la mala gestión de los residuos, de acuerdo al informe "Plastic waste inputs from land into the ocean" que relevo 192 países.

"Los envases y embalajes son una de las causas principales de las toneladas indiscriminadas de residuos domiciliarios. En una bolsa de residuos el 60% de su volumen se estima en envases y embalajes", señaló Bilbao.

En nuestro país el consumo estimado de materia prima plástica anual es superior a 1.669.000 toneladas, de las cuales casi la mitad es destinada para envases y embalajes (45,5% )[2]. Uno de los residuos más habituales en el consumo doméstico son los envases PET de un solo uso, que terminan mayormente en los rellenos sanitarios o en los cursos de agua. Su producción se estima en 15 millones de unidades por día (200.000 toneladas de PET anual), pero solo se recicla un 23% o 25%.

"Es evidente que los niveles de reciclado son muy bajos. En países de la Unión Europea o de nuestra región como Chile, Uruguay y Brasil, la solución a la innumerable cantidad de envases post consumo, ha sido la implementación del principio REP de "responsabilidad extendida al productor", esto quiere decir que los fabricantes que ponen los envases en el mercado, deben hacerse cargo de los costos y la gestión de esos residuos. De esta forma, se busca promover mejoras ambientales en todo el ciclo de vida de un envase".

"Los productores se ven estimulados a producir envases con diseños más sustentables, con menos cantidades de resinas plásticas, utilizar material reciclado y a disminuir también la cantidad de embalaje para un producto (prevención en la generación). A su vez el principio REP obliga a los envasadores a implementar sistemas de gestión de envases para su reutilización, reciclado o correcta disposición" agregó la representante del Círculo.

Hoy en día en nuestro país, como los costos de la gestión y de la disposición final de la basura la afronta el Estado, para el fabricante resulta más económico producir nueva materia que obtenerla de los circuitos del reciclado. Es aquí donde el Estado debe regular para que el fabricante se vea incentivado a reusar y/ o reciclar que a seguir generando más basura.

"Mientras el mundo avanza hacia el paradigma de economía circular, reviendo sus metas de reciclado, prohibiendo los microplásticos y viendo como exigir mayores controles a los envases de un solo uso, aquí no hemos logrado avanzar ni en los primeros pasos. Si bien nuestro país fue pionero en la discusión de regulaciones bajo el principio REP, llevamos más de dos décadas debatiendo proyectos de gestión de envases, y al día de hoy el Congreso de la Nación no logró sancionar ninguno. Es hora de tomar dimisión sobre la urgencia de regular los envases principalmente plásticos", concluyó Bilbao.

[1] Con el objetivo de motivar a las personas para que se conviertan en agentes activos del desarrollo sustentable y equitativo;promover el papel fundamental de las comunidades en el cambio de actitud hacia temas ambientales, y fomentar la cooperación para que el medio ambiente sea sostenible, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 2994 (XXVII) del 15 de diciembre de 1972, designó el 5 de junio Día Mundial del Medio Ambiente, para sensibilizar a la opinión pública respecto de la necesidad de preservar y mejorar el medio ambiente.

[2] Fuente CAIP 2013

Prensa

El Círculo de Políticas Ambientales se suma al RCE Cuenca del Plata

1 de junio de 2018. El Círculo de Políticas Ambientales se sumó hoy como fundación miembro del Centro Regional de Educación (RCE) Cuenca del Plata. Los RCE son una red de organizaciones formales, no formales e informales que facilitan el aprendizaje hacia el desarrollo sostenible en las comunidades locales y regionales. La Red Mundial de RCE constituye el Espacio Global de Aprendizaje para el Desarrollo Sostenible que nacieron en el marco de la Década de la Educación para el Desarrollo Sostenible (DEDS, 2005-2015) por iniciativa de la Universidad de Naciones Unidas (UNU).

La Universidad de las Naciones Unidas (UNU) es un grupo mundial de expertos y una organización de enseñanza de posgrado con sede en Japón. La misión de la Universidad de las Naciones Unidas es contribuir, a través de la investigación y educación colaborativa, a los esfuerzos para resolver los apremiantes problemas mundiales de la supervivencia humana, el desarrollo y el bienestar que preocupan a las Naciones Unidas, sus pueblos y Estados Miembros. Al llevar a cabo esta misión, la Universidad de las Naciones Unidas trabaja con universidades e institutos de investigación líderes en los Estados Miembros de las Naciones Unidas.

El Instituto para el Estudio Avanzado de la Sostenibilidad de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU-IAS) es un instituto líder en la investigación y la enseñanza con base central en Tokio, Japón. Su misión es avanzar en los esfuerzos hacia un futuro más sostenible, mediante la investigación y la capacidad de desarrollo orientado a la política enfocada en la sostenibilidad y sus dimensiones sociales, económicas y ambientales.

"Formar parte del RCE Cuenca del Plata y de la red de centros de la Universidad de Naciones Unidas nos representa un gran reto. Tenemos por delante el gran desafío del cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y de la Agenda 2030, que son a su vez una enorme oportunidad para nuestra región, ya que incluyen temas que nos son prioritarios, como la reducción de las desigualdades, el desarrollo económico inclusivo, la accesibilidad a servicios básicos, las ciudades sostenibles y el cambio climático", señaló María Eugenia Testa, Directora Ejecutiva del Círculo.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada en septiembre de 2015 por la Asamblea General de las Naciones Unidas, establece una visión transformadora hacia la sostenibilidad económica, social y ambiental de los 193 Estados Miembros que la suscribieron y será la guía de referencia para el trabajo de la institución en pos de esta visión durante los próximos 15 años.

Prensa

El aumento de envases plásticos no ayuda a disminuir el desperdicio de alimentos

15 de abril de 2018. El reciente estudio "Unwrapped: How throwaway plastic is failing to solve Europe´s food waste problem", publicado por la organización Amigos de la Tierra, que analiza la situación de los envases plásticos en Europa, indica que el desperdicio de alimentos aumenta a la par de los envases plásticos. Desde la década de 1950 hasta la actualidad han aumentado en forma simultánea.

"Hasta ahora, los envases plásticos han sido promovidos por los beneficios que brindan en el consumo de los productos y alimentos, como seguridad, higiene y fácil acceso. Entre sus atributos se destaca que conservan las propiedades de los alimentos y alargan su vida, evitando de esta forma su desperdicio. Pero esta "cualidad" no sería tal", señaló Consuelo Bilbao, Directora Política del Círculo de Políticas Ambientales. En este sentido, el informe señala la necesidad de rever los Análisis de Ciclo de Vida de los productos, que es utilizado por la industria alimenticia para medir los impactos ambientales de los envases.

Se estima que un tercio de los alimentos producidos para consumo humano se desperdicia. Las pérdidas por los alimentos que desperdiciamos rondan los 940.000 millones de dólares al año a nivel mundial. Más de un tercio de las pérdidas ocurren a nivel de los consumidores. En los países industrializados, la mayor merma se produce en las últimas etapas (distribución y consumo), mientras que en los países en vías de desarrollo las pérdidas se dan en las etapas de la producción por falta de tecnología e infraestructura.

A su vez, los plásticos constituyen el 85% de la basura en las playas en todo el mundo. Entre ellos el 61% corresponden a plásticos de un solo uso y mayoritariamente pertenecientes a empaques de la industria alimentaria.

Tanto el desperdicio de alimentos como la basura de envases plásticos, son grandes desafíos económicos, ambientales y sociales, que deben analizarse de forma conjunta. Los envases plásticos no han logrado brindar una solución integral para los desperdicios de alimentos en los países europeos, señala el informe.

Generalmente los envases de alimentos no coinciden con los principios de la economía circular. La mayoría de los envases de plástico se utilizan solo una vez, con un 95% de su valor perdido después de este primer uso. Un valor estimado en 100. 000 millones de euros anuales, de acuerdo al informe. En promedio un europeo tira 30 kilos de envases plásticos por año que mayormente van a los vertederos o son incinerados, menos de un 30% son reciclados.

Los plásticos son el material más utilizado en la venta minoristas, sofocando de forma innecesaria a muchos alimentos. En Reino Unido, por ejemplo, más de la cuarta parte de los alimentos que se desperdicia por año, es tirado a la basura en su embalaje ya sea abierto o cerrado. Los envases múltiples aumentan la posibilidad de desperdicio al restringir la elección y forzar a los consumidores a comprar más. Otras veces los formatos y tamaños predeterminados de los empaques llevan al desperdicio de algunas partes de los alimentos. El informe destaca que los impactos ambientales del plástico son subestimados sistemáticamente en la toma de decisión de la industria, dado que la herramienta más utilizada para monitorear los envases es el Análisis de Ciclo de Vida, tienden a simplificar los impactos de los envases posconsumo.

La mayoría de los análisis de ciclo de vida (ACV) de los productos alimenticios concluyen que una unidad más de producto desperdiciado, sin un empaque, causa un mayor daño ambiental que la producción y generación de una unidad más de envases para proteger potencialmente ese producto. Sin embargo, la evidencia creciente de la contaminación plástica debido a los envases post consumo de forma conjunta al aumento de desperdicios de alimentos, cuestionan estos argumentos.

Por otra parte los ACV tienden a centrarse en las emisiones de carbono como el impacto ambiental más destacado, al tiempo que ignorar el impacto del residuo en el ecosistema. Generalmente en estos estudios se asumen niveles fijados de reciclado y disposición final, que no se dan en la práctica ya que existen evidencias crecientes que la mayoría de los envases terminan desperdigados en el ambiente.

Recientemente la Unión Europea, presentó una propuesta de directiva marco para prohibir 10 productos de envases de un solo uso. "En nuestro país, aún estamos esperando una Ley nacional de Gestión de Envases y Embalajes que incluya el principio de responsabilidad extendida del productor, para que los envasadores se hagan responsables legal y económicamente de la gestión de sus envases post consumo. Regulación que existe hoy en nuestros países vecinos y en Europa, pero que aquí estamos discutiendo hace más de 20 años", concluyó Bilbao.

Prensa

Responsabilidad extendida del productor, de urgencia y porque lo pide la OCDE

Buenos Aires, 14 de mayo de 2018.- El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación (MAyDS) ha circulado por estos días un proyecto de ley de gestión de residuos bajo el principio de responsabilidad extendida del productor (REP), que busca obtener la aprobación de las cámaras empresariales y actores del sector. El objetivo es enviarlo al Congreso de la Nación para su tratamiento antes de fin de año.

Durante casi tres años, el MAyDS, ha avanzado y retrocedido en la elaboración de este texto, pero la aplicación del principio REP para la gestión de determinadas corrientes de residuos sería un requisito en materia ambiental establecido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para que el país pueda ingresar a este grupo de países. Esta demanda explicaría que un texto sin demasiadas precisiones técnicas sobre los sistemas de gestión sea el resultado final del proceso.

"El Ministerio de Ambiente viene demorando cualquier intento de tratar los proyectos bajo el principio REP que se encuentran en el Congreso (1) desde el inicio de esta gestión. El apuro se da ahora porque la REP está entre las observaciones de la OCDE en materia ambiental para habilitar la entrada de Argentina a este club de países. Al leer el proyecto queda claro que la intención es cumplir con un requisito y no generar una política pública en esta línea", señaló Lorena Pujó, coordinadora de la Campaña de Economía Circular del Círculo de Políticas Ambientales.

El proyecto elaborado por el MAyDS abarca la gestión de los residuos peligrosos (especiales) de generación universal (2) y unifica el sistema de gestión bajo una misma lógica. Por otro lado, deja las especificidades de cada una de las corrientes a lo que determine la autoridad de aplicación de la norma.
"El proyecto de ley presentado establece los principios y guías para el tratamiento de todas las fracciones de residuos, tratando de emular a la legislación chilena. Deja afuera a los envases y embalajes porque en el Congreso se está debatiendo, sin demasiada suerte, un proyecto para esta corriente. El texto establece lineamientos generales para la gestión, dejando abierta y a libertad de la autoridad de aplicación las cuestiones clave de su implementación. Es una estructura que hay que llenarla de contenido para que pueda ser operativa. De ser aprobada, el verdadero trabajo para implementar los sistemas vendrá después, lo que nos hará seguir perdiendo el tiempo y acumulando residuos", concluyó Pujó.

De acuerdo al Ministerio de Ambiente de Colombia, la aplicación del principio REP para diferentes corrientes de residuos, junto a otras políticas ambientales, fue definitivo para acceso de Colombia a la OCDE (3).
La REP es un principio político orientado a promover mejoras ambientales en los productos que ingresan al mercado, al extender las responsabilidades de los fabricantes a varias fases del ciclo total de su vida útil, y especialmente a su recuperación, reciclaje y disposición final.
La REP implica que las responsabilidades, tradicionalmente asignadas a los consumidores y las autoridades, se trasladan al productor y se basa en los principios de prevención, el que contamina paga y el ciclo de vida, todos orientados a introducir mejoras ambientales en el diseño de los productos.
Hasta la fecha, los residuos peligrosos (especiales) de generación universal se encuentran en una zona gris debido a que son residuos peligrosos pero que se originan domiciliariamente, junto al resto de los residuos sólidos urbanos, por lo que están en la intersección de dos tipos de legislación diferente.

(1)Tanto en el Senado como en Diputados hay presentados sendos proyectos de ley bajo el principio REP, tanto para la gestión de envases, residuos electrónicos y pilas y baterías, entre otros.
(2) Residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, pilas y baterías, neumáticos, aceite vegetal usado, entre otros.
(3) Ministerio de Ambiente del Gobierno de Colombia "Logros ambientales fueron definitivos para acceso de Colombia a la OCDE.
http://www.minambiente.gov.co/index.php/noticias/3898-logros-ambientales-fueron-definitivos-para-acceso-de-colombia-a-la-ocde
(4) Para más información ver el informe La Responsabilidad Extendida del Productor –REP- y el principio preventivo en la gestión de residuos.
(5) Ver el proyecto circulado por el MAyDS aquí